miércoles, 6 de abril de 2011

Farther away...


Trasciende a la mera coincidencia alfabética; que 'Lo lejano' y 'Lo ajeno' se escriban con las mismas letras. Hay una por allí que anda sobrando y revoloteando, pero, a fin de cuentas, nunca ha hecho tanta diferencia.

Se fue diluyendo aquella casi tenebrosa idea de ver que la distancia podía carcomer los días y las semanas de la existencia terrenal. Quedan algunos míseros remanentes, que no son consuelo, no son expectativa, no son para ciertos niveles de la mente ya ni siquiera recuerdos.
Desde el fondo, desde la lejanía que es dibujada por las calles y horas que nunca retornarán, se escucha a veces un sonido, confuso, por momentos irreconocible; un murmullo que perdió el poder de estremecer las células del cuerpo de un mortal.
El sentido de la vista no sufrió un daño considerable, sin embargo hay contornos específicos que ya no distingue. Hay tonalidades un poco menos radiantes, que tras unos usados lentes de sol, ya no son parte de las otrora predilectas visiones.

Puedo caer en la turbia tentación de seguir enumerando una plétora de retazos de aquellas cuestiones, vivencias y memorias que no merecen un velorio ni ninguna clase de homenaje póstumo. Advierto una duda al momento de discernir; si es apropiado un entierro en alguna fosa común del pasado infame, o una segura incineración para que no tengan ninguna posibilidad de resurgir.

Lo cierto es que, como diría un amigo: "Deja que corra el tiempo; todo se acomoda con el tiempo...". Y ya venía siendo hora, el tal Chronos se retrasaba demasiado en cumplir su particular labor.
.